La NBA vive un momento dulce: las audiencias se disparan

Monotonía y verano NBA han sido, en este 2017, dos conceptos con un índice de correlación nulo. Un guión plagado de giros e intrahistorias al que no le ha faltado de nada rumores que cuajaban, picks del Draft cambiando de manos, megatraspasos que desnivelaban conferencias, un Danny Ainge con ataques leninistas, ha mantenido fiel al aficionado de siempre durante la larga espera y atraído al casual, seducido por un tráiler más apetecible que nunca.

A los Warriors le crecen los enanos en derredor. Este año vuelve a haber un favorito pero existe también la certeza de que le aguarda un camino duro y cargado de obstáculos. Rockets, Thunder, Cavaliers, Celtics, T-Wolves, Bucks, Spurs, 76ers… el menú ha subido considerablemente de nivel, y las audiencias lo notan.

El compendio ESPN, TNT y NBA TV, las redes que se reparten el pastel baloncestístico televisivo, exhiben una subida del 32% en número de telespectadores respecto al curso anterior, según la compañía especializada Nielsen. Esto se traduce en una media de 1,4 millones de televidentes, la mejor cifra en un comienzo de temporada desde el año 2010/11, cuando LeBron James y Chris Bosh se unieran a los Miami Heat de Dwyane Wade.

Cifras históricas

La subida es general en todos los canales. ESPN, por ejemplo, viene de registrar el partido más seguido desde el Christmas Day de 2016, con el Thunder-Warriors de la semana pasada, con 3,2 millones de aficionados pegados a sus pantallas. Un duelo capaz de juntar en un mismo parque a siete estrellas de primerísimo nivel.

Por su parte, el medio TNT daba el pistoletazo al nuevo ejercicio de manera espectacular: el partido inaugural entre Boston y Cleveland, con trágica lesión de Gordon Hayward incluida, se cerraba con un seguimiento medio de 5,6 millones de personas; la segunda mejor marca en toda la historia del canal.

Rémoras como la ausencia de descuento para los clientes de Movistar+ en League Pass no parecen haber afectado demasiado, mientras que avances en pos del público europeo como los NBA Sundays, van dando resultado. Lo que aguarda por delante, el Día de Navidad, un All-Star que estrena formato, una segunda vuelta donde la clasificación se aprieta y la presión azuza a las defensas, los ansiados playoffs… una agenda que no invita sino a ser aún más optimistas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *